Consejos Para Padres

LACTANCIA MATERNA

LACTANCIA MATERNA:
 
importancia de la Lactancia 
 
La Lactancia Materna es la forma más adecuada y natural de proporcionar aporte nutricional, inmunológico y emocional al bebé, ya que le aporta todos los nutrientes y anticuerpos que lo mantendrán sano, sin olvidar que le permitirá crear fuerte lazo afectivo con la madre.
 
Beneficios que aporta al bebé la lactancia materna
 
Por tratarse de leche específica para el ser humano, es mucho más fácil de digerir que las fórmulas en polvo, además de que se trata de fluido vivo que cambia para cubrir las necesidades del infante conforme crece.
Ayuda a tener desarrollo maxilofacial óptimo, pues cuando el bebé extrae la leche del pecho utiliza más músculos faciales que con el biberón.
Al fluir la leche directamente del pezón a la boca del bebé, está exenta de manipulaciones y libre de contaminación por gérmenes. 
Beneficios que aporta a la madre la lactancia materna
La lactancia contribuye a que el útero o matriz se contraiga rápidamente, lo que reduce hemorragias tras el parto.
Le ayuda a perder el peso ganado durante el embarazo, ya que la grasa acumulada se utiliza como energía para producir la leche.
Se ahorra tiempo, pues es alimento siempre disponible. 
 
¿Por cuánto tiempo es necesaria la lactancia materna?
 
La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad y la continuación de la misma (con introducción gradual de los alimentos sólidos) hasta el segundo año de vida. 
 
¿Cómo inicia la lactancia materna?
 
Tras el nacimiento del bebé, la glándula mamaria produce una especie de líquido amarillento y cremoso llamado calostro, el cual es abundante en proteínas, minerales, vitaminas y anticuerpos. 
Al tercer o cuarto día posterior al parto tiene lugar la subida de la leche (acumulación del lácteo en la mama); después de una semana se produce “leche de transición”, que es blanquecina, acuosa y rica en grasa, lactosa, vitaminas hidrosolubles y calorías. Luego de 3 a 6 semanas se estabiliza la emisión de “leche madura”. 
 
¿Por qué se recomienda la lactancia materna?
 
La leche humana está compuesta en el 88% por agua, la carga renal de solutos es 3 veces menor a la de cualquier fórmula comercial lo que permite que el riñón (que sólo tiene una capacidad de filtración del 25%), mantenga su función adecuadamente y el bebé no requiere ser hidratado con agua, té, jugos o fórmulas aún en lugares muy calurosos.
 
¿Cómo debe alimentarce la madre durante la lactancia materna?
 
Se recomienda a la madre realizar al menos tres comidas balanceadas y dos tentempiés al día, las cuales deberán incluir los distintos grupos de nutrientes (carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales). Deben ignorarse las creencias de que pulque, atole y cerveza incrementan la cantidad del lácteo, pues su consumo sólo provoca aumento de peso.
 
¿Qué hacer si tiene congestión mamaria, es decir que no sale leche de los senos y se siente dolor en ellos?
 
El incremento en el volumen de la leche ocasiona congestión de los senos que puede causar dolor. Sin embargo, es posible aliviarlo al amamantar al pequeño con más frecuencia y, antes de ello, colocando sobre las mamas paños calientes para que se abran los conductos y la salida de la leche sea mayor.
 
¿Qué hacer si tiene los pezones planos e invertidos durante la lactancia?
 
En tal caso el bebé puede traerlos hacia fuera mediante la succión normal; no obstante, hay quienes presentan el problema en forma moderada a severa. Una técnica efectiva para tratar esta condición consiste en estimular y procurar formar el pezón justo antes de amamantar, para ello se puede recurrir a bomba extractora o tiraleche.
 
¿Qué pasa si tiene los pezones agrietados?
 
Puede prevenirse al procurar que el menor no succione solamente el pezón, sino que cubra con su boca parte de la areola. Asimismo, es necesario asegurarse de que sus labios no estén doblados y que la lengua se ubique debajo del pecho. La aparición de grietas también puede verse favorecida al limpiar los senos con alcohol o jabón, lo cual es innecesario. Lo único que se recomienda es el lavado con agua durante el baño y, cuando el bebé acabe de comer, untar leche en todo el pezón y la areola, y dejar que se sequen al aire. 
 
 

THANKSGIVING

(Día de Acción de Gracias) es una de las fiestas más sentidas y populares de los Estados Unidos. Con un marcado carácter familiar, en Thanksgiving holidays se reúnen familias enteras para dar gracias por las bendiciones de Dios. Esta festividad, celebrada el último jueves de Noviembre, se alarga hasta el domingo y para muchos tiene un significado aún más especial, ya que supone el inicio de la época navideña.

Entre los principales alimentos que se consumen alrededor de la mesa en los banquetes familiares, destaca el pavo relleno (stuffed turkey), quizá el símbolo más conocido del Thanksgiving day, pero no el único.

Te invitamos a conocer el Thanksgiving un poco más a fondo, su historia, el papel de los peregrinos (pilgrims), las bendiciones, los platos más típicos, entre ellos la archipopular "green bean casserole", las "presidential proclamations" o proclamas presidenciales, o alguna forma de bendición a la mesa, así como otras curiosidades para entender un poco más cómo viven los estadounidenses esta fiesta: Thanksgiving Day.

IMPORTANCIA DE LA UNIÓN FAMILIAR

Cuando se piensa a la familia como una constitución, la importancia de la unión familiar es insustituible. Para que se pueda construir el futuro de cualquier país es imprescindible que exista tal unión.
 
La familia tiene una dimensión privada y otra pública: ambas constituyen el desarrollo de la sociedad. Esta tiene funciones que son de suma importancia para el equilibrio social y es necesario que la sociedad apoye.
 
La familia es en primer lugar reproductora, es educadora y transmite los valores que son vitales para que no exista la desorganización social. Si las normas, los valores y los límites están ausentes durante la infancia de un niño, se va a crear un vacío moral que tendrá malas influencias tanto en el individuo como en la sociedad.
 
Otra da las funciones que tiene la familia es llevar a cabo la socialización, siendo la primera socializadora. Detrás de ella está la escuela, los medios de comunicación, etc. Todos juegan un rol fundamental y lo hacen de diferente manera.
 
Por todo esto es que la familia tiene un papel importante siendo vital la unión familiar, a través de las diferentes generaciones se va transmitiendo la cultura de la sociedad a la que pertenecen. Por todo esto es que la familia se merece el mayor reconocimiento social.
 
La unión familiar es sumamente importante porque, dentro de ella es que los niños comienzan a formar su personalidad, interiorizar los valores morales y cívicos, aprenden actitudes y reacciones emocionales que estarán con él toda su vida. Para que existan las sociedades y la correcta interacción entre los individuos es muy importante la unión familiar y esta debería estar presente siempre.
 

FIESTAS DE NAVIDAD PARA NIÑOS

Hay una frase de navidad que dice "Feliz, feliz Navidad, la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia", y es cierto que las celebraciones navideñas son mágicas para los niños, verdaderos protagonistas de estas fiestas.
 
Son cada vez más frecuentes las fiestas organizadas para niños en Navidad con juegos, dulces navideños, aguinaldos etc. Aquí damos unas ideas para que una fiesta de navidad para niños sea todo un éxito.
 
Regalos Niños
Con los pequeños podemos estar haciendo juegos navideños durante horas... juegos populares adaptados a la navidad o los más modernos y sofisticados, todo para que ellos disfruten de las actividades infantiles navideñas.
 
Entre los juegos más populares están: el amigo invisible, que se suele hacer desde la edad escolar para hacer un regalo sin saber quien te va a regalar a ti. Este juego provoca muchas risas entre todos, niños y mayores.
 
Además se pueden preparar búsquedas del tesoro con temática navideña, dónde se localicen accesorios de los reyes magos, turrones y dulces de navidad, cartas... También se realizan a lo largo de estos días, muchos talleres de manualidades infantiles enfocadas a los motivos navideños. Desde finales de noviembres ya pueden ir haciendo adornos para el día 8 ¡Jugar a adornar! Pero... el día 6 de Enero... esto se debe repetir y todos ¡jugaresmos a recoger!
 
Las carreras de sacos, los juegos de trineos y renos humanos, los disfraces típicos de navidad en tiempo record, vestir y desvertir un papa Nöel, engordar la barriga de un Papa Nöel gigante con bolas de papel, abrigar al muñeco de nieve... estos son algunos de los juegos más populares y típicos entre los niños durante la navidad.
 
Carrera para envolver un regalo
Dividir los niños en equipos y colocarlos en fila cada equipo. A unos 20 o 30 metros (según la edad de los niños) coloca enfrente de cada equipo una caja (sirven cajas vacías de zapatos, de pasta, galletas maría...) envuelto en papel de navidad, y al lado un rollo de papel, un rollo de fixo, y tijeras (para niños). Cuando diga "¡Ya!", el primer niño de la fila debe ir corriendo hacía el regalo, cortar papel y fixo y envolverlo. Luego vuelve a su equipo, toca la mano del siguiente y así hasta que todos los miembros del equipo han aplicado una capa de papel al regalo. El equipo que lo hace primero es el ganador.
 
El regalo musical
Navidad se prepara un regalito (por ejemplo un adorno para el arból de navidad) envuelto en varias capas de papel navideño. Se puede meter una chocolatina entre capa y capa. Los niños deben sentarse en un circulo y se le da el regalo a uno de ellos. Se pone un CD de música navideña o de villancicos, y un adulto sube la voz del equipo de música. Mientras toca la música, los niños deben pasarse el regalo por el círuclo, de uno a otro. Cada minuto, el adulto apaga la música. El niño o la niña que tiene el regalo en sus manos en el momento de desaparecer la música puede quitar una capa de papel y quedarse con la chocolatina. Luego se vuelve a poner la música un rato y luego quitarla, y así hasta que al final. Cuando se hayan quitado todas las capas de papel (cuántas más mejor), el niño o la niña que destapa el regalo se queda con éste.
 
Karaoke de villancicos
Se recorta estrellas grandes de papel de oro, y se escriben un nombre de un villancico muy conocido en el dorso. Se ponen todos dentro de una caja. Los niños se colocan en un círculo y se invita a uno a sacar (sin mirar) un papel de la caja. Tiene que cantar el villancico que aparece en el dorso. Si no lo sabe, pasa la estrella por el círculo hasta que caiga en manos de alguien que sí saber cantarlo.
 
Aguinaldo
Aguinaldos Avisar a tus vecinos de que por la tarde irás con los niños a cantar villancicos. Explicarles que si quieren dar monedas, se donará todo a una buena causa. Luego preparar a los niños. Explicarles que Navidad supone un buen momento para ayudar a los menos afortunados. También explicarles la antigua tradición del aguinaldo. Luego ir de casa en casa, cantando villancicos en el portal. Si son mayores, pueden llevar velitas mientras los pequeños disfrutarán con panderetas, flautas etc. Al final de la actuación, los niños invitan a los habitantes de cada casa a introducir monedas en el bote.
 
Interpretar el Cuento de Navidad
NavidadVivimos en una sociedad de consumo y muchas veces nos olvidamos del verdadero significado de la Navidad. Esta actividad pretende recordar a los niños el cuento de navidad, haciendo que ellos sean los protagonistas. Poner los nombres de los personajes del cuento de navidad en un bote (María, José, el dueño de la posada, pastores, reyes magos (ver Reyes Magos); el arcangel San Gabriel..) y decirles a los niños que saquen un nombre sin mirar. Estes será su personaje. Preparar antes un escenario (no tiene que ser complicado) con algunos artículos como una muñeca envuelto en una mantita, paja, algunos animales de peluche, una estrella grande colgando encima del escenario etc. Convence a un adulto que haga de burro para llevarle a "María". Mientras un adulto lee el cuento de navidad, los niños actuan sus personajes.
 

¿CÓMO PUEDO SABER SI MI BEBÉ TIENE FIEBRE?

Besa o toca su frente. Si la notas más caliente de lo normal, probablemente tiene fiebre.
 
Por lo general, la fiebre es un síntoma de que el cuerpo está combatiendo una infección. Para confirmar tu sospecha, toma su temperatura. El pediatra querrá saber su temperatura exacta para poder tratarlo.
 
La mayoría de los médicos y la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés), coinciden en que la temperatura corporal normal de un bebé sano está entre 97 y 100,3 grados Fahrenheit (F) o entre 36 y 38 grados Celsius (C). Si la temperatura rectal de tu bebé supera los 100,4 grados F (38 grados C), tiene fiebre.
 
a. ¿Cómo puedo saber si la fiebre de mi bebé es grave?
La temperatura no es el único factor que indica que una fiebre es grave. La edad es un factor importante (la fiebre es más preocupante en bebés menores de 3 meses), y también lo es su comportamiento (si tu bebé sigue jugando y comiendo con normalidad, una fiebre alta quizás no sea motivo de alarma).
 
Recuerda que la temperatura de todas las personas sube hacia el final de la tarde y comienzo de la noche y baja entre la medianoche y las primeras horas de la mañana. Esa es la razón por la cual, la mayoría de los doctores y pediatras reciben las llamadas relacionadas a la fiebre hacia el final de la tarde y comienzo de la noche.
 
b. ¿Cuándo debo llamar al doctor?
Nadie conoce a tu bebé mejor que tú. Si crees que está enfermo y estás preocupada, llama al doctor, sea cual sea su temperatura.
 
Indicaciones generales:
Si tu bebé tiene menos de 3 meses de edad y tiene una temperatura de 100,4 grados F (38 grados C) o más alta, llama al doctor inmediatamente. A un bebé tan pequeño hay que examinarlo para descartar una infección o una enfermedad graves.
 
Si tu bebé tiene más de 3 meses, lo más importante es fijarse en su aspecto y comportamiento.
 
Si tu pequeñito se comporta normalmente y está ingiriendo líquidos, no es necesario llamar al médico a menos que su fiebre persista por más de 24 horas o si es muy alta. Pídele al doctor que te oriente un poco más sobre cuándo llamarlo. Por ejemplo, es posible que te recomiende llamarlo de inmediato si su temperatura supera los 104 grados F (40 grados C), sin importar los síntomas que presente.
 
Indicaciones adicionales:
La AAP recomienda llamar al doctor si tu niño tiene entre 3 y 6 meses de edad y presenta una temperatura de 101 grados F (38,3 grados C) o bien, si tiene más de 6 meses y una temperatura de 103 grados F (39,4 grados C) o más.
 
También comunícate con el médico si presenta los siguientes síntomas:
 
    Pérdida de apetito.
    Tos.
    Señales de una infección de oído.
    Irritabilidad.
    Somnolencia.
    Vómitos.
    Diarrea.
 
 
También llama al doctor si:
 
Tu pequeño está muy pálido o muy sonrojado o si ha mojado menos pañales de lo normal.
Notas que tu niño presenta un sarpullido y no sabes su causa. Un sarpullido puede indicar un problema más grave, si va acompañado de fiebre. Las pequeñas manchas rojo-púrpura en la piel, que no se ponen blancas o más pálidas cuando se las presiona, o las grandes manchas color púrpura, pueden ser una señal de una infección bacteriana muy grave.
Tiene dificultad para respirar (hace mucho esfuerzo para respirar o respira más rápido de lo habitual) aun después de limpiarle la nariz con una perilla de goma. Esto podría indicar que tiene neumonía o virus sincitial respiratorio.
Si tu bebé parece enfermo y su temperatura es más baja de lo normal (menos de 97 grados F o 36 grados C). Algunas veces los bebés muy pequeñitos se ponen fríos en lugar de calientes cuando se enferman. 
 
c. ¿Qué hará el doctor?
Si tu bebé tiene menos de 3 meses, el doctor querrá que lo lleves al consultorio para examinarlo. Es posible que te pida que no le des ningún medicamento para bajar la fiebre hasta que le haya tomado personalmente la temperatura.
 
Si tu bebé tiene más de 3 meses, se comporta normalmente, está ingiriendo líquidos y no presenta ningún otro síntoma de una enfermedad grave, es posible que el doctor te recomiende esperar 24 horas antes de llevarlo a la consulta. Como la fiebre muchas veces es el primer síntoma de una enfermedad, a veces los médicos no pueden encontrar otros síntomas significativos cuando examinan a un niño demasiado pronto.
 
Dependiendo de qué tan incómodo se sienta tu bebé, el doctor te podría recomendar darle acetaminofén infantil (o ibuprofeno si el niño es mayor de 6 meses), para bajar su temperatura.
 
Si presenta síntomas que indican la existencia de una enfermedad o una infección graves, el doctor te pedirá que lo lleves a la consulta, sea cual sea su edad, o a una sala de emergencias si llamas después de horas laborables.
 
d. Si la fiebre es una defensa contra una infección, ¿por qué hay que tratar de bajarla?
 
Dado que la fiebre forma parte de la defensa corporal contra bacterias y virus, algunos investigadores han sugerido que el cuerpo podría atacar las infecciones con mayor eficacia si la temperatura fuera elevada. Las bacterias y los virus prefieren una temperatura corporal de 98.6 grados F o 37 grados C. La fiebre también le dice al cuerpo que produzca más células blancas y anticuerpos para luchar contra la infección.
 
Por otro lado, si la temperatura de tu niño es demasiado alta, estará demasiado incómodo como para comer, beber, o dormir, lo cual hará más difícil su recuperación.
 
Si la fiebre de tu pequeño no está afectando su comportamiento, no necesitas darle nada para bajar la temperatura. Ofrécele mucha leche materna o fórmula para evitar la deshidratación, y no lo abrigues en exceso cuando duerma.
 
Si su temperatura corporal es superior a la normal debido al exceso de ropa o a que el día es caluroso, ayúdalo a refrescarse quitándole algunas prendas, y alentándolo a descansar o jugar tranquilo en un lugar fresco.
 
e. ¿Qué medicamentos para bajar la fiebre son seguros para mi bebé?
Si el doctor lo aprueba, puedes usar acetaminofén o ibuprofeno infantil para bajarle la fiebre (ten en cuenta que el ibuprofeno no está recomendado para niños menores de 6 meses o para que los sufren de deshidratación o han estado vomitando de manera constante).
 
Ten mucho cuidado al darle la medicina a tu bebé. Su peso determinará la dosis correcta. Usa siempre la herramienta (una cuchara, cuentagotas o jeringa oral) que viene con la medicación para darle la cantidad exacta.
 
No le des medicamento para reducir la fiebre, más a menudo de lo que está recomendado. Las instrucciones probablemente indican que le des acetaminofén cada cuatro horas (hasta un máximo de cinco veces por día) e ibuprofeno cada seis horas (hasta un máximo de cuatro veces al día).
 
Nunca le des a tu bebé aspirina, ya que lo hace más susceptible al Síndrome de Reye, un trastorno poco común pero potencialmente mortal.
 
Unas palabras de precaución: la mayoría de los doctores no recomiendan medicaciones combinadas para el resfrío y la tos, que se venden sin receta médica. Pero si tu pequeño está tomando un medicamento prescrito, habla con el médico antes de darle cualquier otro tipo de medicina, como acetaminofén o ibuprofeno. Muchas medicaciones combinadas para el resfrío y la tos ya contienen ibuprofeno o acetaminofén, así que corres el riesgo de darle a tu niño demasiado medicamento.
 
Averigua cuándo podrás darle un calmante para el dolor a tu bebé sin llamar al doctor.
 
f. ¿Existen otras maneras de bajar la fiebre de mi pequeño?
Puedes intentar bajarle la fiebre pasándole una esponja con agua tibia (no fría) o dándole un baño tibio.
 
Nunca intentes reducir la fiebre pasándole una esponja con alcohol. El alcohol puede ser absorbido por la corriente sanguínea a través de la piel. Además también lo puede enfriar demasiado rápido, lo cual a la larga puede hacerle subir la fiebre.
 
g. ¿Qué debo hacer si mi bebé tiene una convulsión debido a la fiebre elevada?
Si el bebé está sufriendo una convulsión colócalo rápidamente de lado, alejado de objetos duros. Voltea delicadamente su cabeza hacia un lado para evitar que se ahogue si vomita. Asegúrate de que no tenga nada en la boca, y no pongas nada en ella mientras dure la convulsión.
 
Durante la convulsión no le des a tu bebé ningún medicamento para bajarle la temperatura. Tampoco lo pongas en agua fría ni le pases una esponja mojada por el cuerpo.
 
Trata de registrar cuánto duró la convulsión. Si dura más de tres minutos, llama al servicio de emergencia de tu localidad (911 si vives en Estados Unidos). Incluso si la convulsión no duró mucho, es importante que tomes el tiempo para que se lo digas al doctor. También llama al servicio de emergencia si tu niño respira con dificultad, se está atragantando o se pone azul.
 
Si no presenta esos graves síntomas, lo que se recomienda hacer es limpiar con cuidado el vómito y llamar al doctor una vez que acabe la convulsión, si es la primera vez que le sucede a tu niño, sin importar cuánto tiempo haya durado. Lo más probable es que el doctor quiera examinarlo para asegurarse de que no tiene una grave infección u otro problema que causó la fiebre.
 
Si tu bebé es mayor de 6 meses y ha tenido convulsiones antes, el doctor te ofrecerá más indicaciones sobre cuándo llamarlo si la convulsión dura menos de tres minutos.
 
h. ¿Por qué le vuelve a subir la fiebre a mi bebé después que se le bajó?
Las medicinas que bajan la fiebre tienen un efecto temporal. No afectan al germen que causa la infección, así que puede que el bebé siga con fiebre hasta que se le cure la infección. Este proceso puede durar dos o tres días.
 
Algunas infecciones, como la gripe, pueden durar entre cinco y siete días. Si se le han administrado antibióticos para protegerlo de una infección bacteriana, la fiebre puede tardar 48 horas en ceder.
 
i. Mi bebé tiene fiebre, pero no presenta ningún otro síntoma. ¿Qué pasa?
Cuando un bebé tiene una fiebre alta, pero no tiene mucosidad, tos, vómitos, o diarrea, puede ser difícil saber qué pasa.
 
Hay muchas infecciones virales que provocan solo fiebre y ningún otro síntoma. Algunas de ellas, como la roséola, pueden causar tres días de fiebre muy alta seguidos de una erupción cutánea de color rosado suave en el tronco.
 
Otras infecciones más graves, tales como la meningitis, las infecciones del tracto urinario, o la bacteremia (bacterias en la corriente sanguínea), también pueden causar fiebre alta sin presentar ningún otro síntoma específico. Si la temperatura de tu hijo es de 102,2 grados F (39 grados C) y esta persiste por más de 24 horas, llama al doctor, aunque no presente ningún otro síntoma.