Consejos Para Padres

EL RECICLAJE Y LOS NIÑOS

Consejos para explicar a los niños el reciclaje de residuos
 
Saber reciclar todos los residuos, respetar el medio ambiente y conocer qué podemos hacer para preservar nuestra naturaleza, son algunas de las grandes enseñanzas que nosotros, los padres, podemos pasar a nuestros hijos. Solo así ellos crecerán con la mentalidad de que es necesario luchar y hacer cada uno su parte para salvar y conservar nuestro planeta. Y para eso tan sólo hace falta tener mucha voluntad, ganas y perseverancia.
 
Enseñar a los niños el reciclaje de residuos
 
El día 17 de mayo se celebra el Día Mundial del Reciclaje. Pero más que celebraciones, son necesarias actitudes día tras día. A partir de los 3 años de edad, los niños ya pueden aprender a separar los residuos. Al principio, la enseñanza viene del ejemplo que dan sus padres. Si, desde pequeño, el niño observa el cuidado y el hábito de separar los materiales (cristales, cartones, plástico, etc.), también compartirá el mismo comportamiento después.
 
El cuidado con el medioambiente empieza dentro de nuestras casas. Luego, el niño puede aprender más detalles del reciclaje de residuos y de la reutilización de materiales en la escuela. El reciclaje, en el ámbito mundial, camina aún a pasos muy lentos. En España, por ejemplo, sólo se recicla el 11 por ciento de los residuos.
 
Según FIDA, la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental de la Comunidad de Madrid, el reciclaje es una asignatura pendiente en España. En países como Holanda y Francia, ya se recicla un 30 a un 50 por ciento. Para la FIDA es fundamental que las nuevas generaciones crezcan respetando el medioambiente.
 
Cómo explicar el reciclaje a los niños
 
Se puede empezar enseñándoles cómo seleccionar la basura y dónde debemos depositarla. Los residuos pueden ser separados en 5 grupos: el de papel, vidrio, plástico, restos de comida, y otros más orientados al aceite, los juguetes, las pilas, etc. Existen cinco tipos de contenedores donde debemos verter la basura:
 
1. Contenedor azul: destinado para el papel y cartón.
2. Contenedor verde: destinado para el vidrio, cristal.
3. Contenedor amarillo: para los envases de plástico y brik, aparte del metal.
4. Contenedor gris: para los restos de comida, es decir, para la materia orgánica y también para otro tipo de restos como las plantas, los tapones de corcho, la tierra, las cenizas, las colillas, etc.
5. Contenedores complementares: para tirar restos de aceite, juguetes rotos y pilas.
 
¿Por qué tenemos que reciclar los residuos?
 
Es necesario explicar paso a paso a los niños por qué tenemos que reciclar. Los niños necesitan saber el por qué de las cosas para poder hacerlas. Es necesario hacerles entender que el reciclaje existe para evitar la destrucción del nuestro medioambiente. Ejemplos:
 
1. Papel. Para fabricar una tonelada de papel es necesario utilizar entre 10 y 15 árboles, 7800 kilovatios / hora de energía eléctrica y una gran cantidad de agua. Al reciclar el papel, se reducirá el corte de los árboles, se ahorrará energía eléctrica y agua. Además, estarás protegiendo a animales como los insectos y los pájaros, que dependen mucho de los árboles para vivir.
 
2. Vidrio. El vidrio es reciclable porque está hecho de arena, carbonato de cal, carbonato de sodio, materiales que requiere mucha energía para su fabricación. Para fundir vidrio desechado se requiere menos temperatura que para fabricarlo con materia prima virgen.
 
3. Aluminio. Se puede encontrar aluminio en un mineral llamado Bauxita. Para extraerlo y procesarlo requiere una importante cantidad de energía eléctrica, siendo que si se obtiene aluminio reciclándolo, se ahorraría casi un 95% de la energía.
 
¿Qué podemos hacer para reciclar con los niños?
 
Podemos seguir la regla de las cuatro erres para reciclar con los niños: reducir, reutilizar, reciclar y recuperar. Reducir la cantidad de basura, reutilizar envases y bolsas, reciclar materiales como el plástico, y recuperar materiales para volver a utilizarlos. Paralelamente a la educación medioambiental, los padres también deben seguir algunas pautas o sugerencias en su día a día:
 
1. Elegir con cuidado los productos que compramos, considerando las posibilidades de reutilización de los envases.
2. Evitar comprar los productos con demasiado envoltorio.
3. Siempre que sea posible, reciclar las bolsas del supermercado para envolver la basura o para llevarlas cuando salgas de compras.
4. Reciclar los papeles que utilizamos en casa, usando ambas caras.
5. Sacar fotocopias de doble faz.
6. Promover que los niños usen más la pizarra que los papeles.
7. Acudir a talleres de reciclado de papel.
8. Comprar bebidas en botellas recuperables.
9. Usar lámparas de bajo consumo.
10. Difundir sus experiencias de reciclaje con los amigos e familiares
 

¿QUE PASA CON LOS NIÑOS Y LA TV?

Hasta ahora, la mayoría de los padres han escuchado que los estudios desalientan exponer a los niños a la televisión. Pero la realidad es que casi tres cuartas partes de los infantes y niños pequeños ven programas de TV antes de cumplir los dos años.
 
¿Entonces, exactamente, cuál es el peligro? ¿Cualquier programa o video es o no es aceptable para los infantes y los niños pequeños? Son raros los estudios acerca de la TV y los niños entre 2 y 5 años, pero Shelley Pasnik, experta en los medios y los niños, ha peinado cuidadosamente las investigaciones para responder las preguntas más comunes que se plantean los padres relativas a los niños pequeños y la televisión.
 
1.      ¿Qué tan presente está la TV en la vida de los niños pequeños?
2.      ¿Se ha realizado la suficiente investigación acerca de los efectos que la TV ejerce sobre los niños pequeños menores de 5 años?
3.      ¿El ver la TV reemplaza a otras actividades como los juegos al aire libre?
4.      ¿Importa lo que los niños pequeños ven?
5.      ¿La opinión de la Academia Americana de Pediatría se opone a que los niños menores de 2 años vean la TV?
6.      ¿Existen diferencias entre la forma cómo los niños y las niñas ven la TV?
7.      ¿Puede un niño muy pequeño entender lo que le presenta la TV?
8.      ¿El ver la televisión conduce a la obesidad?
9.      ¿Importa si se mantiene prendida la TV en el fondo?
10.     ¿Puede la TV ayudar a desarrollar el lenguaje del niño?
11.     ¿Pueden las reglas fijadas por los padres influir en la forma de ver la televisión?
 
¿Qué tan presente está la TV en la vida de los niños pequeños?
 
Muy presente.
 
Si se toman en cuenta los siguientes resultados de un estudio realizado por la fundación Kaiser Family Foundation, se observa que:
 
En los niños menores de 2 años:
 
•       Más de cuatro de diez (43%) niños menores de 2 años observan la TV a diario y casi uno de cada cinco (18%) ve videos o DVDs todos los días.
•       La mayoría de los padres (88%) de estos niños menores de 2 años ve la TV todos los días y dicen que están en el mismo cuarto que sus hijos mientras ven la TV ya sea todo el tiempo o parte de éste.
•       74% por ciento de todos los niños menores de 5 años han visto la TV antes de los 2 años.
 
En los niños menores de 6 años:
 
•       En promedio, los niños menores de seis años pasan casi dos horas al día frente a los medios en pantalla -es decir, casi el mismo tiempo que pasan jugando al aire libre, y tres veces más del tiempo que pasan leyendo o escuchando
 
lo que alguien les lee;
•       77% prende por sí solo la TV;
•       71% pide sus videos favoritos;
•       67% pide ver programas en particular;
•       62% usa el control remoto para cambiar de canal; y
•       71% pide sus videos y DVDs favoritos; Para mayor información visite el sitio Web de la Kaiser Family Foundation: http://www.kff.org/entmedia/entmedia102803pkg.cfm
 
¿Se ha realizado la suficiente investigación acerca de los efectos que la TV ejerce sobre los niños pequeños menores de 5 años?
 
En los últimos 30 años muchos estudios se han enfocado a la televisión y los niños, poniéndose sustancialmente énfasis en los niños en la escuela maternal y el jardín infantil (o kíndergarden). A la fecha, los infantes y los niños entre 2 y 5 años han recibido atención limitada. Esta situación empieza a cambiar debido al gran auge de los programas y productos dirigidos a los pequeños — por ejemplo, en los últimos años, se ha registrado una explosión de videos para infantes — pero aún es necesario investigar más.
 
Dos fundaciones, la National Literacy Trust, con sede en Londres, y la Kaiser Family Foundation han publicado estudios sobre el estado de la investigación actual. Si bien varios estudios sugieren que los programas adecuados a la edad del niño pueden ayudar a que los niños de preescolar aprendan el lenguaje, se han realizado mucho menos estudios enfocados a los niños entre 2 y 5 años. Existe cierta evidencia en cuanto a que los niños a los 18 meses de edad responden con palabras a los programas visuales, en especial si el contenido es de alta calidad. Pero otros estudios sugieren que los niños menores de 22 meses de edad aprenden con menos eficacia las palabras de la TV que de la interacción con las personas.
 
¿El ver la TV reemplaza a otras actividades como los juegos al aire libre?
 
En realidad, no es el caso para los niños entre 6 meses y 3 años de edad.
 
Sin embargo, en el caso de los niños de cuatro a seis años de edad, que tienden a disponer de mayor movilidad e independencia, podría darse el vínculo. Los televidentes asiduos de este grupo de edad juegan al aire libre, en promedio 30 minutos menos al día, y leen ocho minutos menos al día que los niños que no ven mucho la televisión. No está claro por qué se da esta situación. Por ejemplo, no se sabe si es que los niños ven más TV porque no pueden salir a jugar o si es que no salen porque están viendo la televisión.
 
¿Importa lo que los niños pequeños ven?
 
Sí.
 
Es más probable que los programas bien diseñados y que toman en consideración la etapa de desarrollo del niño tengan más mérito educativo que los programas que no están dirigidos a promover su desarrollo sano.
 
Sin embargo, la función que el cuidador puede desempeñar es aún más importante que el propio contenido o la construcción del programa. Al ver la TV junto con el niño, un padre puede encontrar la forma de interactuar con él durante la sesión y aprovechar las oportunidades de aprendizaje intercaladas en el programa.
 
¿La opinión de la Academia Americana de Pediatría se opone a que los niños muy pequeños vean la TV?
 
Sí.
 
En 1999, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) manifestó su posición de política sobre los medios y los niños. En esta declaración, la organización examinó los beneficios que pueden desprenderse de la educación a través de medios al igual que el riesgo a la salud que la TV representa para los niños, sobre todo para los menores de dos años. Concretamente, la AAP declaró:
 
"Los pediatras deberán recomendar encarecidamente a los padres que eviten que los niños menores de dos años vean la televisión. Si bien ciertos programas de televisión pueden ser promovidos como que están dirigidos a este grupo de edad, la investigación sobre la primera etapa de desarrollo del cerebro muestra que, para lograr el crecimiento sano del cerebro y el desarrollo adecuado de las destrezas sociales, emocionales y cognoscitivas, los bebés y los menores de 5 años tienen la necesidad imperiosa de interactuar directamente con sus padres y demás cuidadores importantes. Por lo tanto, habrá que desalentar exponer a los niños pequeños a los programas de televisión."
 
Para leer la declaración en su totalidad, visite:
 
¿Existen diferencias entre la forma cómo los niños y las niñas ven la TV?
 
No.
 
Las diferencias en la forma cómo los niños y las niñas usan la TV no suelen aparecer sino hasta los años de preescolar. Entonces, es sabido que los hombrecitos pasan más tiempo jugando videojuegos y que probablemente imiten el comportamiento agresivo que observan en la TV.
 
¿Puede un niño muy pequeño entender lo que le presenta la TV?
Probablemente, más de lo que nos percatamos, pero hay que investigar más.
No es tarea fácil examinar la comprensión que los niños tienen de los programas de TV, pero he aquí lo que la investigación realizada hasta el momento revela:
•       Cuando el niño no comprende el contenido de la televisión, le presta menos atención. Del mismo modo, la proporción del tiempo que el niño ve directamente la pantalla de la televisión se incrementa durante los años en preescolar.
•       Se encontró que los niños tan pequeños como desde los dos años tienen opiniones concretas acerca de ciertas marcas específicas promovidas por la publicidad de la televisión y por el comportamiento de los padres.
•       Los niños de un año de edad evitaron un objeto tras haber visto a la actriz de un video reaccionar en forma negativa, lo que sugiere que los infantes pueden aplicar la reacción emocional que vieron en la televisión para guiar su propio comportamiento.
 
¿El ver la televisión conduce a la obesidad?
Puede que exista una relación, pero hay que investigar aún más este asunto para entender todas las variables que contribuyen a la salud del niño.
De acuerdo con un estudio, la probabilidad de la obesidad en los niños de preescolar (edades de uno a cinco años) de bajo ingreso y múltiples razas se incrementa por cada hora que pasan al día frente a la TV o los videos. Los niños que tienen una TV en su recámara (40% de la muestra de este estudio) ven más TV y la probabilidad de ser obesos es mayor.
 
¿Importa si se mantiene prendida la TV en el fondo — ya sea en otro cuarto o en el mismo cuarto donde juega el niño?
 
Sí, la TV en el fondo puede tener una influencia perjudicial.
 
Según un estudio recientemente realizado por un grupo de académicos y publicado por American Behavioral Scientist, en los hogares americanos la televisión permanece encendida aproximadamente seis horas al día. No obstante, poco se sabe del impacto que implica crecer con la televisión presente al lado. A partir de una muestra representativa de la nación, se estudió qué tan generalizada es la presencia de la televisión en los hogares y el impacto de aquellos hogares "donde se ve la televisión intensamente" sobre los niños pequeños entre 0 y 6 años de edad. Treinta y cinco por ciento de los niños viven en hogares donde la televisión está "siempre" o "casi siempre" prendida, incluso sin que nadie la vea. Independientemente de la edad, en los hogares "donde se vé la televisión intensamente" los niños suelen ver más televisión y leer menos que los otros. Además, los niños expuestos a una televisión constantemente prendida muestran menor capacidad para leer que los otros niños. También, otra investigación ha mostrado que los niños de uno, dos y tres años de edad juegan y fijan la atención durante períodos más cortos cuando hay una televisión prendida en el fondo, y que la interacción entre padres e hijos también es menos frecuente cuando se tiene la televisión prendida como fondo.
 
¿Puede la TV ayudar a desarrollar el lenguaje del niño?
 
Sí y no, según lo que vea el niño.
 
Los estudios han encontrado que los niños de 30 meses de edad que ven ciertos programas (un estudio se enfocó a Dora la Exploradora, Blues Clues, Clifford y Cuentos del Dragón) dieron como resultado un vocabulario más amplio y un lenguaje mucho más expresivo, mientras que el ver programas en general (incluyendo programas para adultos) se ha asociado con un vocabulario reducido.
 
¿Pueden las reglas fijadas por los padres influir en la forma de ver la televisión?
 
Sí, pero no todas las reglas son iguales.
 
Un estudio reciente encontró que algunos padres imponen reglas sobre los programas — es decir, que rigen los programas que se les permitirá ver a los niños — y otros establecen reglas sobre el tiempo — que rigen el tiempo que la TV podrá estar prendida. Los padres que fijan reglas en cuanto al tiempo declararon que sus hijos pasan menos tiempo frente a la televisión, mientras que los que fijan reglas sobre el tipo de programas declararon que sus hijos veían más televisión. Es más probable que los padres que fijan reglas en cuanto al tipo de programas muestren una actitud positiva ante la televisión y que sea también más probable que estén presentes junto con sus hijos cuando la ven.
 

ALIMENTOS QUE ALIVIAN LOS RESFRIADOS

Eficaz y natural
Algunos alimentos contienen principios activos que pueden ayudar a superar los catarros. Aprovecha los recursos de tu despensa.
 
La cebolla
Es la estrella de cualquier dieta anti-resfriados debido a las propiedades medicinales de su esencia y de las sustancias volátiles que provocan lagrimeo cuando se corta. Unas cebolla troceada junto a la cabecera de la cama favorece la expectoración, alivia la constricción de bronquios y calma la tos.
Cómo se la doy: lo mejor es tomarla cruda pero no suele agradar a los niños por su sabor fuerte. Puedes aprovechar sus efectos haciendo inhalaciones de sus vapores. Trocea y pon a hervir una cebolla en medio litro de agua. Déjala durante un rato en la habitación donde está el niño.
 
El ajo
Es uno de los mejores agentes antibacterianos naturales. En gripes y resfriados, resulta muy útil para aliviar la congestión nasal. También se usa para tratar la garganta irritada.
Comer varios dientes de ajo crudo es el mejor remedio casero ante los primeros síntomas de resfriado.
Cómo dárselo: no es del agrado de todos los niños aunque a algunos les encanta su sabor fuerte. Para que vayan familiarizando con el ajo, lo puedes introducir en ensaladas, frotando el cacharro con un diente aplastado antes de poner las verduras o frotando el cuchillo con el que vas a cortarlas. También puedes introducir dientes de ajo pelado en un frasco de aceite de aliñar ensaladas.
 
El puerro
Comparte muchas propiedades con el ajo y la cebolla con la ventaja de tener un sabor más dulce y delicado. Es rico en selenio, un estimulante del sistema inmunitario. También contiene mucha vitamina C y E, ambas con propiedades antioxidantes y protectoras. Es indicado en caso de laringitis, faringitis, afonías y bronquitis.
Cómo dárselo: en purés, mezclado con zanahorias mejor que con leche o patatas, alimentos que, según la medicina naturista, producen muchos mocos.
 
El limón
Es un poderoso aliado contra catarros, gripe y bronquitis. Su esencia es bactericida y antiséptica y los flavonoides presentes en su pulpa y en su corteza protegen las mucosas y refuerzan la acción de la vitamina C que contiene.
 
Cómo se lo doy:
 
• En infusión en caso de faringitis, amigdalitis o dolor de garganta. Cepilla bien la corteza para eliminar restos de pesticidas. Retira la piel con cuidado de no llevarte la parte blanca. Colócala en un recipiente y vierte agua hirviendo como si estuvieras haciendo un té. Tapa el recipiente y espera 15 minutos. Endulza la infusión con miel.
 
• En zumo, diluido con agua y endulzado con miel o azúcar, ayuda a eliminar toxinas y es un tónico para los bronquios.
 

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DEL AUTISMO?

1. Las relaciones del niño autista con su entorno y su ambiente social. Algunos estudios relacionan el autismo con una falta de afectividad en la infancia. En ocasiones, se ha relacionado el autismo con una educación sostenida por padres distantes, fríos y demasiado intelectuales.
2. Deficiencias y anormalidades cognitivas. Parece existir alguna base neurológica en el desarrollo de esta enfermedad, aunque no está demostrada.
3. Procesos bioquímicos básicos. Se ha encontrado un exceso de secreción de serotonina en las plaquetas de los autistas.
 
Perfil de un niño autista
 
El niño autista tiene una mirada que no mira, pero que traspasa. En el lactante, se suele observar un balbuceo monótono del sonido, un balbuceo tardío y una falta de contacto con su entorno, así como un lenguaje gestual. En sus primeras interacciones con los demás, lo primero que se detecta es que no sigue a la madre en sus intentos de comunicación y puede entretenerse con un objeto sin saber para qué sirve.
 
En la etapa preescolar, el niño empieza a parecer extraño porque no habla. Le cuesta asumir el yo e identificar a los demás. No establece contacto con los demás de ninguna forma. Estos niños autistas pueden presentar conductas agresivas, incluso para sí mismos. Otra característica del autismo es la tendencia a llevar a cabo actividades de poco alcance de manera repetitiva como dar vueltas o llevar a cabo movimientos rítmicos con su cuerpo (aletear con sus brazos). Los autistas con un alto nivel funcional pueden repetir los anuncios comerciales de la televisión o llevar a cabo rituales complejos al acostarse a dormir.
 
En la adolescencia, se dice que 1/3 de los autistas suelen sufrir ataques epilépticos, lo cual hace pensar en una causa de origen nervioso.
 
Resumen de los síntomas que indican que el niño es autista
- Acentuada falta de reconocimiento de la existencia o de los sentimientos de los demás.
- Ausencia de búsqueda de consuelo en momentos de aflicción.
- Ausencia de capacidad de imitación.
- Ausencia de juego social.
- Ausencia de vías de comunicación adecuadas.
- Marcada anormalidad en la comunicación no verbal.
- Ausencia de actividad imaginativa, como jugar a ser adulto.
- Marcada anomalía en la emisión del lenguaje con afectación.
- Anomalía en la forma y contenido del lenguaje. - Movimientos corporales estereotipados.
- Preocupación persistente por parte de objetos.
- Intensa aflicción por cambios en aspectos insignificantes del entorno.
- Insistencia irracional en seguir rutinas con todos sus detalles.
- Limitación marcada de intereses, con concentración en un interés particular.
 
¿Existe tratamiento?
La educación especial es el tratamiento fundamental y puede darse en la escuela específica o bien en dedicación muy individualizada ("Maternage"). Se puede recurrir a la psicoterapia, aunque los resultados son escasos debido a que el déficit cognitivo y del lenguaje dificultan la terapéutica. El apoyo familiar es de gran utilidad. Los padres deben saber que la alteración autista no es un trastorno afectivo relacionado con la crianza. Es recomendable buscar y mantener contactos con asociaciones para padres de niños autistas. Hay considerar también el tratamiento farmacológico, que deberá estar indicado por un médico especialista.
 
¿Se puede curar el autismo?
El autismo no tiene curación. Es un síndrome que definió en 1943 un psiquiatra de origen austriaco llamado Leo Kanner. Hoy en día, 50 años después, aún no se conocen las causas que originan esa grave dificultad para relacionarse. Se calcula que unos 350 niños en la Comunidad de Madrid conviven con el síndrome.
 
¿Qué pueden hacer los padres?
 
Los padres que sospechan que su niño puede ser autista, deben consultar al pediatra para que los refiera a un psiquiatra de niños y adolescentes, quien puede diagnosticar con certeza el autismo, su nivel de severidad y determinar las medidas educacionales apropiadas. El autismo es una enfermedad y los niños autistas pueden tener una incapacidad seria para toda la vida. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, algunos niños autistas pueden desarrollar ciertos aspectos de independencia en sus vidas.
 
Los padres deben de alentar a sus niños autistas para que desarrollen esas destrezas que hacen uso de sus puntos fuertes, de manera que se sientan bien consigo mismos. El psiquiatra, además de tratar al niño, puede ayudar a la familia a resolver el estrés; por ejemplo, puede ayudar a los hermanos, que se sienten ignorados por el cuidado que requiere el niño autista, o que se sienten abochornados si traen a sus amigos a la casa. El psiquiatra de niños y adolescentes puede ayudar a los padres a resolver los problemas emocionales que surgen como resultado de vivir con un niño autista y orientarlos para que puedan crear un ambiente favorable para el desarrollo y la enseñanza del niño.
 

IMPORTANCIA DEL DEPORTE EN LOS NIÑOS.

El deporte tiene la facultad de ayudar a los más pequeños a desarrollar destrezas físicas, hacer ejercicios, socializar, divertirse, aprender a jugar formando parte de un equipo, aprender a jugar limpio y a mejorar su autoestima. El deporte ayudará al desarrollo físico del pequeño, mejorando y fortaleciendo su capacidad física y mental.
 
Un estudio efectuado con niños de 4-5 años de edad a los que se les deja jugar libremente en un día de vacaciones ha demostrado que en general los varones son físicamente activos por más de seis horas, mientras que las niñas por un tiempo de 5 horas y 28 minutos.
 
Un niño es un atleta de larga duración, ya que ningún adulto puede tolerar un esfuerzo físico de una duración de seis horas diarías, con valores de frecuencia cardiaca del 160% superior a la de reposo. En definitiva, el niño podrá practicar deporte mientras no se canse de jugar.
 
En los niños, practicar de manera continuada una actividad física, puede mejorar el estado físico de los pequeños pero siempre habrá que tener en cuenta, a la hora de programar un entrenamiento, una serie de elementos. El primero de ellos es la multilateralidad, que consiste en la necesidad de desarrollar, a través del entrenamiento, el conjunto de todas las capacidades motoras del niño en forma adecuada y de la manera más variada posible. En segundo lugar la polivalencia, es decir, la formación de la actividad motora en el niño debe adquirirse en diversas disciplinas deportivas, a través de ejercicios que contienen los movimientos de base de diversos deportes.
 
Una excesiva competitividad.- En la cultura occidental ha aparecido una tendencia a utilizar el deporte infantil como un método para ganar dinero, olvidando completamente que el deporte debe ayudar a los niños a ser más saludables y a compartir experiencias con otros niños de su edad. La actitud competitiva y de tensión existente en el mundo del deportivo universitario y profesional, se ha ido trasladando poco a poco al deporte en el ámbito infantil. Por esto es muy importante que los padres tengan un papel activo ayudando al niño a desarrollar la honradez en la competición, ya que los pequeños trasladaran lo aprendido en sus juegos a el resto de sus comportamientos.
 
Los padres serán un apoyo fundamental para el conveniente dasarrollo de la actividad deportiva de los niños y por esto deberán prestar atención a sus hijos brindándoles apoyo emocional, colaborando y asistiendo a los eventos deportivos en los que participen los niños, teniendo expectativas realistas sobre la capacidad del niño y comportándose como espectador modelo y respetuoso. ( LA NATACIÓN, LA DANZA, EL KARATE.... Y OTROS DEPORTES SON IMPORTANTES PARA EL DESARROLLO FÍSICO-MENTAL DE LOS NIÑOS.)
 
NIÑOS ARTISTAS:
 
He aquí 20 motivos por los cuales es importante iniciar a nuestros hijos en el camino del arte desde pequeños:
 
1.  El arte estimula ambos lados del cerebro y todas las áreas del desarrollo- intelectual, social , emocional, motor, y de lenguaje – de los niños.
 
2.  El 33% de los niños son aprendices visuales  y  la música introduce a los niños a los sonidos y a los significados de las palabras.
 
3.  Hay varios estudios científicos que demuestran que los niños que hacen arte leen mejor y sacan mejores notas en matemáticas y ciencias que los que no fueron incentivados en ninguna rama artística.
 
4.  Los niños aprenden usando sus sentidos y el arte es ideal en este proceso.
 
5.  Los niños necesitan un lugar en la escuela para expresarse y el arte es el mejor medio y recurso para ello. Los niños se benefician manifestando sus experiencias, positivas y negativas, pasadas y futuras, por medio del mismo.
 
6.  El arte promueve la autoestima y brinda una oportunidad para que los niños se relacionen con otros alegremente.
 
7.  El arte estimula a los niños a prestar más atención al espacio físico que los rodea.
 
8.  El arte desarrolla la coordinación entre los ojos y las manos (coordinación viso-motora).
 
9.  El arte estimula el desarrollo perceptivo. La música, por ejemplo, aparte de enseñarles acerca de escuchar y apreciar melodías y ritmos, favorece el cultivo de la memoria, la representación de acontecimientos, la descarga de emociones y el desarrollo de las destrezas motoras que se requieren al cantar, bailar o tocar algún instrumento.
 
10.  El arte enseña a pensar dejando finales abiertos. Representa una cultura de preguntas más que una cultura de respuestas.
 
11.  El arte enseña que puede haber más de una solución para un problema. Participar en actividades artísticas ayuda a los niños a respetar otras maneras de pensar, a la vez que les da herramientas para resolver sus propios problemas y para comunicar sus pensamientos e ideas en diferentes formas.
 
12.  El arte enseña a los niños a pensar creativamente para resolver problemas.Incentiva la creatividad, la innovación y la curiosidad.
 
13.  Los niños pueden compartir y reflexionar acerca de sus trabajos de arte y aprender algo sobre sí mismos y el mundo en el que viven.
 
14.  Cuando el arte está integrado a otras materias del programa escolar los niños se comprometen más en el proceso de aprendizaje.
 
15.  En el proceso de hacer arte el niño está expuesto a diferentes posibilidades, al descubrimiento, la creación, la innovación y a la libertad. De esta manera se evita caer en el control y predictibililidad de la educación convencional universalista.
 
16.  El arte nutre el alma humana. Se siente bien haciéndolo. Da placer y relaja.
 
17.  El arte trae los recursos culturales de la comunidad dentro de la clase. Fortalece el vínculo con las raíces familiares y culturales del niño.
 
18.  El arte involucra a padres y tutores en la escuela invitándolos a participar como voluntarios en diversas actividades.
 
19.  El arte proporciona un medio, un piso en común, para atravesar estereotipos raciales, barreras y prejuicios.
 
20.  El arte es valioso por sí mismo ya que facilita la expresión de  pensamientos y sentimientos, y permite  a los niños manifestar su creatividad, desde pequeñitos y a lo largo de toda sus vidas.