Consejos Para Padres

LOS BENEFICIOS DEL PREDEPORTE

El predeporte o deporte para los niños más pequeños les ayuda a desarrollar la motricidad, la coordinación, el control de las posturas y el equilibrio. Además, les da unos patrones básicos que les servirán en la práctica de cualquier deporte cuando sean mayores. Por eso forman parte de las actividades del colegio y son las actividades extra-escolares elegidas por muchos padres.

Los juegos pre-deportivos mejoran la percepción, el sentido del equilibrio y el ritmo de los niños mediante ejercicios como saltar, girar, desplazarse (hacia delante o hacia atrás, a gatas, en cuclillas, a la pata coja, sobre colchonetas y bancos); trepar (por ejemplo, en las espalderas); llevar objetos, como pelotas o aros, con una mano, entre dos compañeros, con los ojos cerrados, etc. Suelen acompañarse al final de cada sesión de pequeños ejercicios de relajación.

El deporte, una escuela de habilidades sociales

Estas actividades son muy importantes para el aprendizaje de las habilidades sociales, ya que fomentan la relación del niño con sus compañeros, les permiten experimentar la integración en un grupo, y les enseñan unas reglas de juego que todos deben aceptar. 


Además, los monitores de la escuela infantil se encargan de que cambien constantemente de rol dentro del mismo juego, por ejemplo, para que todos los niños se relacionen entre sí y desempeñen todas las funciones posibles (perseguidor y perseguido, portero y goleador...).

Por: Isabel Leal Maldonado. 

Asesor: Sergio Herrero Ventura. Diplomado en Magisterio de Educación Física

¿LOS BEBÉS PEQUEÑOS PUEDEN TOMAR EL SOL?

¿LOS BEBÉS PEQUEÑOS PUEDEN TOMAR EL SOL?

·   Se desaconseja exponer al sol a los bebés menores de seis meses, porque su piel es muy sensible y aún no ha desarrollado plenamente su capacidad para segregar melanina, el pigmento que la protege. Estos bebés se queman y se deshidratan con mucha facilidad, y además todavía no es conveniente aplicarles crema solar.

·   A partir del sexto mes de vida sí pueden exponerse al sol, pero solo por poco tiempo y, por supuesto, bien protegidos, con una crema solar con factor de protección elevado y fuera de las horas centrales del día.

¿Cuál es la crema solar más adecuada?

A partir del sexto mes de vida la piel de los niños se debe proteger con una crema solar. Los productos específicos para niños llevan filtros físicos minerales que les protegen frente a los rayos UVA, UVB e infrarrojos, y además son resistentes al agua, a los roces, al cloro y la transpiración.

Elige una crema solar hipoalergénica, que haya sido testada bajo control pediátrico y dermatológico, sin colorantes ni perfumes. También debe incluir ingredientes calmantes y nutritivos, como la vitamina E y extractos de aloe vera y de avena.

¿Qué índice de protección se debe utilizar?

Un factor de protección 25 es suficiente para los niños de piel morena y superior a 30 para los niños rubios y muy blancos. Si el pequeño tiene la piel sensible, necesita un fotoprotector especial y además debe llevar un gorro y una camiseta incluso cuando se está bañando.

Pregunta al dermatólogo o, si no es posible, al pediatra o al farmacéutico cuál es la protección más adecuada para la piel del niño.

¿Cómo se aplica el fotoprotector?

Para garantizar la eficacia del protector solar, hay que aplicarlo al menos media hora antes de la exposición. Solo así la piel tiene tiempo de absorberlo y de estar perfectamente protegida frente a las radiaciones solares. La cantidad de producto debe ser abundante: nunca inferior a 20 ml de crema para todo el cuerpo.

¿Hay que insistir en algunas zonas del cuerpo?

·         En niños y sobre todo en bebés, el cuero cabelludo y la nuca, las orejas, los pómulos, la nariz, loshombros, la zona superior de los muslos, la planta de los pies y el empeine son zonas más propensas a las quemaduras. A la hora de aplicar la crema solar, incide sobre ellas o incluso aplica una crema con pantalla total.

·         En los bebés evita que les dé el sol directo, protegiéndoles con gorro, camiseta, pantalón ysandalias en la playa y en el paseo diario.

¿Cada cuánto tiempo se repite la aplicación?

Como mínimo cada dos horas, antes incluso si el niño está haciendo mucho ejercicio o sudando abundantemente y después de cada baño, aunque la crema sea resistente al agua y de muy alta protección.

¿Necesita crema el niño si no hace sol o está bajo la sombrilla?

Al aire libre los niños siempre deben llevar crema solar. Las sombrillas, las nubes e incluso la sombra de los árboles no ofrecen la protección suficiente frente a la acción del sol, ya que filtran las radiaciones infrarrojas pero no los rayos ultravioleta, que además se reflejan en la arena.

¿Y si está dentro del agua?

También necesita estar protegido. Al igual que ocurre con las nubes, el agua elimina la sensación de calor, pero no filtra los rayos ultravioleta. De hecho, los niños de piel muy sensible no deben permanecer mucho tiempo cerca del agua, porque los rayos solares se reflejan en ella y aumenta la posibilidad de insolación.

¿Qué pasa si el niño se resiste?

Distraerle, contarle un cuento o irle explicando cómo y por qué se le da esa crema suelen ser medidas efectivas cuando el niño no consiente que se la apliquen. En estos casos, los productos con pantalla física, que dejan una capa blanca sobre la piel, son muy útiles para asegurarse de que se ha protegido todo el cuerpo.

¿Se puede usar una crema de adultos?

Es preferible aplicar al niño y al bebé un producto estudiado para la piel infantil. Pero en caso de necesidad, no pasa nada por ponerle una de adultos.

¿Y una del año anterior?

No se debe usar una crema empezada del verano anterior, ya que el paso del tiempo, el calor y la luz pueden degradar los filtros que contiene y no resultar eficaces para la protección de la piel. De todas formas, una vez se abren las cremas tienen una duración limitada que se especifica en el envase con un símbolo.

¿Qué cuidados necesita la piel infantil después de la exposición al sol?

Es bueno bañar al niño o darle una ducha templada para quitar la sal o el cloro de su piel, y aplicarle unacrema que hidrate su piel y repare los posibles daños producidos por el sol.

¿Se les puede poner un after sun de adultos?

Muchas hidratantes de adultos se pueden emplear también en niños. Sin embargo, los after sun para niños reúnen una serie de ventajas: su textura es ligera, son fáciles de extender, se pueden utilizar en cara y cuerpo, la piel los absorbe rápidamente, no suelen causar alergia y tienen ingredientes calmantes y refrescantes, como pantenol, aceite de almendras y glicerina.

¿Los niños deben llevar gafas de sol?

·         Se aconseja que usen gafas de sol en las zonas en las que la radiación solar es más intensa, como las playas de arena blanca.

·         Hay que elegir unas adaptadas a su cara, que se ajusten a la cabeza mediante cintas elásticas cuando son bebés. Además, deben bloquear al menos el 99 por ciento de los rayos UVA y UVB, con monturas irrompibles y fabricadas con materiales atóxicos y antialérgicos. Lo mejor es adquirirlas en ópticas o establecimientos de confianza.

¿Las cremas solares con productos antimedusas o antimosquitos son eficaces?

Las cremas que incluyen un efecto protector contra las picaduras de medusas y otras especies marinas o repelentes contra los insectos son igual de eficaces que las convencionales si se aplican debidamente y siguiendo las indicaciones del laboratorio.

¿Cuál es la mejor hora para tomar el sol?

Las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde. Hay que evitar las horas centrales del día:entre las 11 y las 16, que es cuando los rayos caen de forma vertical y son más peligrosos.

¿Hay que ponerles siempre gorro y camiseta?

·         Los niños nunca deben exponerse directamente al sol, de ahí que los gorros y camisetas seanimprescindibles siempre que vayan a estar expuestos durante un periodo prolongado de tiempo.

·         Las camisetas deben ser de tejidos frescos, como el algodón, los gorros preferiblemente de ala ancha. Estas prendas pueden bloquear hasta el 97% de los rayos UVB que recibe el niño.

Pasados los primeros meses de vida, ¿se puede bajar la guardia?

En absoluto. De hecho, un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Boston demostró que los niños se queman más durante el segundo año de vida, cuando la protección frente al sol comienza a decaer debido, en gran medida, a que los padres se relajan en la aplicación de cremas solares y se preocupan menos si el niño se quita el sombrero o la camiseta o no juega a la sombra.

 

Por: Carla Nieto. 

Asesor: Dr. Antonio Zambrano, jefe de la sección de dermatología del Hospital Infantil Unviersitario Niño Jesús de Madrid.

ALIMENTACIÓN DE VERANO PARA LOS NIÑOS

Cómo alimentar a los niños en la época de más calor del año

Durante el verano, el calor produce cambios en el apetito de los niños. A la mayoría les apetece más beber que comer, por eso, el cuidado de la alimentación de nuestros hijos en las épocas de más calor del año es algo que nosotros, los padres, no debemos olvidar. La alimentación es tan importante como el sueño y las actividades deportivas para que los niños gocen de una buena salud.

Alimentos refrescantes para los niños

Frutas de temporada. Partidas en trozos, en macedonias regadas con zumo o bañadas en leche fresca o yogur, resultan muy apetecibles para el paladar de los niños en verano. Son dulces para ellos y puedes estar tranquila porque contienen una gran cantidad de vitaminas y minerales, que son muy necesarias para su desarrollo.

Verduras de la estación. En cremas frías o templadas acompañadas de queso, en gazpachos y salmorejos con una cucharadita de mayonesa para espesar y mejorar su sabor, las verduras de temporada son un primer plato completo y nutritivo tanto para las comidas como para las cenas de tus hijos. Otra alternativa que también les agradará son los pistos de verduras con tomate, los pimientos fritos que combinan bien con huevos y arroz, las berenjenas y los pimientos rojos rellenos.

Helados y sorbetes. Caseros y llenos de nutrientes. Las combinaciones de frutas, leche y yogures para los helados y las de frutas y zumos para los sorbetes resultan altamente atractivas para los niños y muy nutritivas. Hacerlos en casa es facilísimo. Sólo necesitas una batidora, un molde y al congelador.

Zumos y batidos. Listos en un momento, dulces y apetecibles. Se preparan en un abrir y cerrar de ojos, y deben consumirse al momento para que no pierdan su contenido en vitaminas y minerales. Tienen la ventaja de aprovechar todos los beneficios de las frutas crudas. Si previamente has dejado los ingredientes en la nevera, estarán frescos a la hora de consumirlos y tus hijos querrán repetir. Son bajos en calorías y están llenos de nutrientes que ayudan a tus hijos a crecer.

Consejos para alimentar a los niños en verano

El verano ofrece muchas posibilidades para una alimentación sana y equilibrada. Descubre cuáles son algunas de las pautas más recomendables para que tus hijos gocen de una buena nutrición también en la estación estival:

- Aprovecha las frutas y verduras de la estación. Las frutas y las verduras son una fuente importante de vitaminas y minerales para todos, pero tienen una especial importancia para el crecimiento de los niños. Son ricas en fibra y bajas en calorías, por lo que evitan el estreñimientoy la obesidad.

- Respeta los horarios también en verano. Aunque es normal relajarse un poco en vacaciones, conviene respetar el horario de alimentación porque esta rutina es muy importante para regular el apetito de los niños. Evita que realicen las comidas con prisas y a distintas horas cada día. Una buena masticación favorece la digestión, evita los gases y otros problemas intestinales.

- Empieza el día con un buen desayuno. Incluye en el desayuno de tus hijos leche, cereales, zumos o piezas de frutas.

- Evita las frituras. Sustituye los fritos por los alimentos a la plancha. Recuerda que es mejor consumir alimentos guisados, cocidos o asados.

- Respeta las digestiones. Dependiendo del tipo de comida, se debe respetar el periodo de digestión antes de bañarse o meterse en el agua. Se debe esperar al menos una hora y media o dos después de comer para bañarse en la playa o en la piscina. Un corte de digestión puede ocasionar dolor abdominal, náuseas, vómitos y pérdida de conocimiento.

- Mantén la merienda. Un tentempié a media tarde es fundamental para no llegar con tanta hambre a la hora de la cena y evita bajadas de glucosa, sobre todo, en verano cuando los niños desarrollan más actividad físicaBocadillos y sándwiches, acompañados de leche, yogures y zumos de fruta son buenas alternativas para completar la alimentación de verano de los niños.

Composición de la dieta infantil

Grasas. Jamás deben sobrepasar el 30 por ciento del consumo diario de calorías de un niño. Están concentradas en los aceites vegetales, la mantequilla, la nata, el yogur, los huevos, la margarina y las grasas animales.

Hidratos de carbono. La mayor parte del aporte de calorías debe realizarse a través de los hidratos de carbono. Deben representar el 60 por ciento del consumo en la dieta. Pan, cereales, harina, pasta, arroz, patatas, judías, lentejas y frutos secos son los productos más ricos en hidratos de carbono.

Proteínas. Son esenciales para el correcto desarrollo y crecimiento infantil, y deben representar el 30-35 por ciento de las calorías totales de la dieta. Las proteínas animales se encuentran principalmente en la carne, el pescado y los huevos. Las proteínas vegetales no son proteínas completas y deben combinarse los alimentos para formar proteínas completas: así es bueno tomar en la misma comida lentejas con arroz, por ejemplo.

Mirasol Nuevo.

Asesoramiento: Departamento de Nutrición de la Clínica Universitaria de Navarra.

EL RECIÉN NACIDO

Consejos para madres primerizas, Consejos para que estés preparada y no entres en pánico con tu recién nacido.

Cambios en el cuerpo de la nueva mamá

Puede que notes algunas venitas marcadas en la cara. No te preocupes, es porque tuviste un parto natural y son el resultado de tu gran esfuerzo a la hora de pujar. En pocos días desaparecerán.  Si el médico realizó una episotomía es probable que arda al orinar. Para evitarlo, inclínate hacia atrás para que la orina no roce los puntos.

Para controlar las pérdidas de orina que puedas tener al reír, toser o estornudar, es importante practicar los ejercicios Kegel. Implica hacer movimientos con los músculos pelvianos como si quisieras cortar el flujo de orina. Es muy frecuente en las madres que acaban de dar a luz que sufran de hemorroides. Para aliviarlas es recomendable tomar baños de inmersión con agua tibia o lavarse en el bidet después de ir al baño.

Si el parto fue con cesárea, la madre no debe levantar peso, al menos, durante seis semanas.
Es muy común que suden mucho por las noches. Se debe a que el cuerpo necesita liberar todo el líquido que acumuló durante el embarazo.
 

La apariencia del bebé recién nacido
Su piel es casi transparente por la inmadurez de su sistema circulatorio. Además, suelen estar arrugados por haber estado nueve meses dentro del líquido amniótico.

Si el bebé nació prematuramente, su cuerpo suele estar recubierto de una fina capa de vello que en pocas semanas se irá cayendo hasta desaparecer totalmente.

Muchas veces, pareciera como si el bebé se pone bizco. Tranquila, es porque todavía no controla los músculos oculares, seguramente su enfoque se irá corrigiendo.

Cambiando pañales 
La primera deposición del bebé se la llama meconio. Tiene un aspecto muy oscuro, pero en adelante las heces se aclararán y tenderán a ser granuladas.

Se recomienda cambiar el pañal 12 veces por día. Después de cada cambio, se debe lavar su colita con agua tibia y secarla bien. Una buena idea es dejarlo un ratito sin pañal para que la piel respire y así evitar irritaciones. El cambio de pañales paso a paso.


Dominando la ciencia de la lactancia

  • Lo más importante a tener en cuenta es que la leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecer a su bebé.
  • Las madres que amamantan a su bebé recuperan antes su peso y tienen menos riesgos de sufrir depresión posparto.
  • Para evitar o curar el agrietamiento de los pezones, cubrirlos con crema de caléndula antes del parto y durante el período de lactancia.
  • Todo lo que la madre beba o coma va a ser transmitido a su bebé a través de la leche, por eso se debe evitar la cafeína  el alcohol. ¡Ojo! Las cremas anti celulíticas suelen tener cafeína.
  • No olvides mantener contacto visual y hablarle dulcemente al bebé mientras lo amamantas.
  • ¿Sabías que a través de materna podés hacer todas las consultas que quieras sobre lactancia?


Bañando al bebé

Los primeros días de vida del bebé no se lo debe bañar. Hay que esperar hasta que se le caiga el cordón umbilical. Hasta entonces no se los puede sumergir, aunque sí se los puede limpiar con esponjas.

El cuidado del cordón umbilical es muy importante. Se lo debe higienizar con un algodón y alcohol cada vez que se les cambia el pañal para que se seque. Advertencia: No dejar el algodón con alcohol pegado a su piel porque pueden intoxicars.

Lo mejor es que el baño se realice siempre a la misma hora y preferentemente a la noche, para que el agua caliente los relaje y puedan dormir mejor. Las rutinas les aportan una sensación de orden y seguridad.

Así como el agua debe estar a una temperatura óptima de 37ºC, la habitación debe estar caldeada. Recuerda cerrar las puertas para que el calor no se vaya y no entren corrientes de aire frías.

Para agilizar el baño es útil tener la toalla preparada. No olvides secar bien sus orejitas para evitar unas molestas infecciones de oído.
NUNCA dejes al bebé sólo en la bañera. Ni siquiera para atender el timbre o el teléfono.

Cómo dormir al bebé

Ponlo siempre boca arriba o de lado y evita que esté demasiado tapado ya que puede aumentar el riesgo de muerte súbita.

Se recomienda que en los primeros tres a seis meses el bebé duerma en la habitación de sus padres.

Cuando duerma durante el día, no hay que evitar el ruido. El bebé debe acostumbrarse a que en la casa la vida sigue pese a que él duerma de otra manera nunca va a poder conciliar el sueño si escucha los sonidos habituales como el lavarropas o las voces en tono normal.

Apaga la luz de su cuarto para que sepa asociar la oscuridad con la hora de dormir.
Aprovecha que el bebé duerme para recuperar el sueño y descansar un poco.

Llantos y alaridos
Por lo general hay cuatro razones para que el bebé llore:

  •        Hay que cambiarle el pañal
  •        Tiene hambre o sed
  •        Tiene sueño
  •        Tiene frío o calor

 Si ninguna de las anteriores funciona, lo más probable es que el bebé esté buscando mimos y caricias de su mamá. En ese caso, tómalo en brazos y haz que se sienta protegido y seguro.
 Si el llanto es excesivo, puede que esté sufriendo el “cólico del lactante”, le puedes hacer masajes en la panza para aliviarle.

LA IMPORTANCIA DEL AMOR MATERNO

LA IMPORTANCIA DEL AMOR MATERNO PARA EL CEREBRO DEL BEBÉ

La llegada de un bebé a este mundo es motivo de gran alegría. Es como si trajeran un imán que cautiva a cualquier persona que lo mira provocando el deseo de tocarlo, de acariciarlo, de sonreírle. Son almas puras y angelicales que despiertan sentimientos inexplicablemente hermosos que solo una madre puede descifrar.

Esa conexión entre madre e hijo, llamado vínculo materno comienza desde la gestación, en ese templo sagrado llamado vientre materno. Es ahí cuando comienza el principio del todo, es ahí cuando madre e hijo se fusionan en un mismo ser, el cordón umbilical es la conexión física, pero existe una conexión natural más fuerte que jamás se podrá deshacer, el amor materno.

El amor materno pareciera ser tan lógico y simple, tan instintivo y natural, ¿Qué madre se pudiera resistir a acunar entre sus brazos a su hijo recién nacido? ¿A besarlo, a mirarlo y acariciarlo una y otra vez? Seguramente ninguna.

Lo que no sabe esa madre es que el amor incondicional que le manifiesta a su bebé tendrá un impacto directo en su desarrollo psicológico y social pero sobre todo neuronal.

Los bebés al nacer tiene desarrollado solo un 25 % del tamaño de su cerebro y el otro 75 % restante se desarrollará durante la primera infancia, que equivale a los dos o tres primeros años de vida, según Adolfo Gómez Papí, neonatólogo del hospital Joan XXIII de Tarragona.

La madre influye directamente en ese 75 % porque se convierte en la figura de apego, en el cuidador principal, en palabras más simples en el ser más importante para el bebé.

Esa primera relación con la madre le enseñara al bebé a percibir al mundo como un lugar seguro donde puede explorar sin miedo. A vincularse con los demás integrantes de la familia, en especial con su padre. Aprenderá a regular poco a poco sus emociones porque sabrá que mamá estará siempre ahí para ayudarle a entender su cambiante estado de ánimo.

Esta primera forma de comunicación no verbal en donde mamá esta atenta a las necesidades que expresa su bebé a través de su llanto, de sus risas, de sus movimientos son parte de las bases para cimentar lo que los psicólogos denominan ‘apego seguro’.

Un bebé acogido, regulado y abrazado por una madre cariñosa, dispuesta afectivamente a establecer un contacto físico constante y adecuado con su bebé es la mejor vía de trasmitirle seguridad y confort al recién nacido.

Toda esta información es nueva para el joven cerebro del bebé y conlleva a un impacto directo a nivel neuronal haciéndose presente a través de una gran exposición  de nuevas sinapsis (conexiones neuronales).

Ya lo dice Sue Gerhardt, psicoterapeuta británica autora del libro Why Love Matters: How Affection Shapes a Baby’s Brain.  “El amor es importante para el desarrollo de las estructuras cerebrales”.